¡Acciones urgentes para mujeres universitarias en el confinamiento!

Tiempo de lectura: 2 minutos
Universidad Autónoma de Nayarit

Mtro. Jorge Ignacio Peña González
Rector
Universidad Autónoma de Nayarit

Desde el 18 de marzo se trastocaron las actividades universitarias con estrategias
de distanciamiento físico, mas no de suspensión de labores, y, formalmente, desde
el 20 de abril, quienes integramos la comunidad universitaria estamos trabajando
en casa derivado de la pandemia del COVID-19. Esta situación transforma las
condiciones de trabajo tanto académico como administrativo, porque :

  1. El trabajo académico se intensifica. Se espera que las mujeres sigan
    desarrollando asesoría, docencia, gestión, investigación, tutoría,
    administración, sin horario laboral específico, por lo que la carga laboral se
    ha incrementado sustancialmente puesto que todo el tiempo se convierte en
    disponible para el trabajo. Además, se tienen que hacer adecuaciones a los
    programas de las unidades de aprendizaje con el fin de dar opciones para la
    formación del estudiantado en la educación virtual. A ello deben agregarse
    las dificultades para localizar a quienes integran los grupos de clase, ya que
    se carece de registros institucionales que permitan su localización, más allá
    de la presencia física,
  2. La institución no tiene programas específicos para la dotación de
    herramientas necesarias para el trabajo a distancia, por lo que se trabaja
    con aquellos dispositivos que se tienen en casa, negociados con integrantes
    de la familia, con quienes también se negocian los horarios y espacios de
    trabajo. Además, se hace evidente que la brecha digital se agranda entre las
    estudiantes en sectores vulnerables, provocando retraso en su aprendizaje,
  3. El trabajo administrativo no se detiene, lo que significa que necesitamos
    tener en casa computadoras, acceso a sistemas internos, equipo de escaneos
    (ya que la administración no recibe nada físicamente); formas para realizar
    los pagos puesto que algunas dependencias no realizan transferencias de
    dinero. El equipo y documentación que se trasladó de la oficina a la casa
    requiere espacio dentro del hogar que, en la mayoría, se carece,
  4. Quienes realizamos investigación tenemos que adecuar los proyectos
    debido a la imposibilidad de ejercer actividades programadas, tales
    como movilidad, estancias, trabajo de campo, lo que afecta diversos rubros,
    así como el desarrollo general de los proyectos,
  5. Para las mujeres (administrativas, académicas, estudiantes) se incrementan
    los trabajos de cuidado de personas enfermas, mayores de edad y personas
    discapacitadas, puesto que el resto de familiares no puede acudir a colaborar
    en la ayuda debido al confinamiento. Al trabajo del hogar deben agregarse
    las nuevas labores de sanitización que se deben realizar regularmente y el
    seguimiento de “escuela en casa” para la niñez que acude a algún grado
    escolar, lo que implica inversión de tiempo, interactuar en redes de madres
    de familia para identificar cuáles tareas se asignan y asegurarse que son
    recibidos por el profesorado. Las tensiones en los hogares por la falta de
    corresponsabilidad de los varones, da lugar a agresiones, disgustos,
    malestares. Ello, además significa riesgo sanitario que repercute en la salud
    física y mental por sobrecarga,
  6. Se recrudece la desigualdad de la preeminencia de los varones para
    quienes el confinamiento ha significado mayor tiempo de ocio y productivo,
    documentado por organismos especializados,
  7. El confinamiento puede exacerbar mayor violencia contra las mujeres
    universitarias en el ámbito cibernético,
  8. El confinamiento en casa genera condiciones de violencia contra las
    mujeres derivado de la convivencia forzosa de distintas generaciones en
    espacios reducidos. Aunque los estudiantes, mujeres y hombres, con
    quienes seguimos en contacto, refieren sufrir en algunos momentos
    depresión, tristeza, frustración, enojo, agobio, sin duda, son las estudiantes
    mujeres las que se encuentran en mayor indefensión. Ello derivado, en gran
    parte, de la convivencia continua con agresores y maltratadores. Las
    mujeres tenemos que mediar en la agudización de esta violencia,
    prácticamente sin apoyo.
    Por lo anterior, si bien aceptamos que el confinamiento obedece a una medida del
    gobierno federal, estatal y de las autoridades universitarias, como medida de salud
    pública, nuestra institución debe establecer mecanismos necesarios para enfrentar
    riesgos y disminuir vulnerabilidad. Por lo anterior, proponemos:
    I. Establecer una Instancia de Igualdad con espacio, infraestructura y
    recursos, que cree, diseñe e implemente políticas universitarias para
    transformar las condiciones de las mujeres tanto en el periodo que dure el
    confinamiento como cuando concluya,
    II. Establecer una Defensoría de Derechos Universitarios en casos de
    Violencia de Género que dé seguimiento a quejas y demandas de las
    universitarias, elaboradas antes del confinamiento y las que resulten de él y
    articule acciones con distintos actores dentro y fuera de la Universidad,
    III. Se establezca una línea telefónica específica para atender casos de
    violencia de género, que otorgue respuesta eficaz a las llamadas y acompañe
    en el proceso a las universitarias. Al mismo tiempo, deberá tener vínculos
    expeditos con las autoridades correspondientes para actuar con eficacia,
    IV. Se establezca una campaña masiva dirigida a los hombres universitarios
    destinada a promover la corresponsabilidad de las tareas en el hogar, se
    impulse la convivencia pacífica y se prevea la atención a la violencia
    agresiva,
    V. Se flexibilicen normas de medición de productividad y rendimiento
    académico,
    VI. Se incorporen medidas colegiadas para flexibilizar la evaluación del
    aprendizaje de las unidades curriculares priorizando la calidad educativa
    y no los procesos administrativos.

Atentamente
Tepic, Nayarit, mayo 7 de 2020
Dra. Lourdes Consuelo Pacheco Ladrón de Guevara, lpacheco_1@yahoo.com
Dra. Ma. del Rocío Figueroa Varela, marofiva@hotmail.com
Dra. Dalinda Isabel Sandoval Acosta, dalinda@hotmail.com
Mtra. Fabiola González Román, fabiolagr@gmail.com
Mtra. Xóchitl Angélica Arreola Ávila, xoarav@hotmail.com
Dra. María del Refugio Navarro Hernández, cuca_navarro@yahoo.com.mx
Dra. Laura Isabel Cayeros López, laura.cayeros@uan.edu.mx
Mtra. Laura Elena Arellano Rivera, larellanor@gmail.com
Dra. Karina Pérez Robles, karina.perez@conacyt.mx
Mtra. Karen Aidé Aguayo Mota, karen.aguayo@uan.edu.mx
Integrantes de la Universidad Autónoma de Nayarit

También te podría gustar...

Tu opinión para nosotros es importante

A %d blogueros les gusta esto: