Agua de rosas / Zapatos para morir

Tiempo de lectura: < 1 minuto

🌹 Agua de rosas / Zapatos para morir
✍️ Lourdes C. Pacheco Ladrón de Guevara / Voces de mujeres.

1️⃣ La abuela Emeteria trajinaba 👵🏻 todo el día a lo largo y ancho del pueblo. Por la mañana, se iba al ojo de agua caliente ⛲ donde limpiaba el menudo hasta dejarlo blanco, ya casi cocido.👩🏻‍🍳 Lo traía de vuelta nomás para darle un hervor y servirnos el desayuno. 🍲 Detrás de la casa criaba pollos 🐣con tal esmero que a cada uno le decía por su nombre. -¿Para qué los nombras, mujer? Le decía de vez en cuando el abuelo, 👴🏻 pero ella, cuando hacía el pipián decía, “ahora me estoy comiendo a Quiel”, o cual fuera el nombre de la gallina 🐔 o el pollo. Lo mismo hacía con los cerdos 🐖 y también a las plantas les ponía nombres🌸.

2️⃣ Poco tiempo duré en el pueblo ya que me vine a la ciudad a estudiar, 📕después que terminé la escuela 🏫 elemental del Padre. Pasado el tiempo, invité a los abuelos a mi graduación, 🎓 pero la abuela 👵🏻 no quería venir. Nunca se había puesto zapatos formales y sabía que en esa ocasión se los tendría que poner 👠 . Le insistí: “los zapatos no eres tú, abuela”. Cuando la vi en el salón de la recepción, comprendí el gusto de ver a la nieta en un lugar diferente al que ella había vivido😍.

3️⃣ Nunca volvió a usar los zapatos. Los guardó en la caja de madera cerca de su cama 🛏️. “Con esos me entierran, con esos no se puede trabajar, así que son para cuando me quede quietecita”😵.

4️⃣ Cuando se los pusimos, casi estaban nuevos⚰️.

También te podría gustar...

Tu opinión para nosotros es importante

A %d blogueros les gusta esto: