Café sin azúcar

Tiempo de lectura: < 1 minuto

✍️ Rafael G. Vargas Pasaye

1️⃣ No me queda claro si debo hacerlo antes o después de poner azúcar al café ☕. Eso no lo dicen en las clases de negociación🤝. Tampoco me siento cómodo cuando la otra persona desvía la mirada👀 antes de que le diga las noticias que ya todos suponen😳.

2️⃣ Llega a mi oficina y toma asiento💺. En un mundo ideal empezaríamos con temas generales🙂, el clima 🌤️, la serie de moda, algún libro📚 de reciente lectura que dirá que conoce pero seguro que no ha leído, aprendí que a veces las pequeñas mentiras🤥 se perdonan para darle fluidez a la charla.

3️⃣ Pero no estamos en el mundo ideal 🌎. Debo anunciarle que está despedido, y prefiero ser directo🤨, así me gustaría que fuera conmigo si se da el caso🤔. Le ofrezco el café por cortesía, cuando llega la secretaria con la taza ☕ veo que delatan sus nervios a mi interlocutor, se sabe despedido, 🥺 se sabe débil, debo apurarme.

4️⃣ Antes de que pueda decirle nos interrumpe el sonido del teléfono☎️, es mi superior, me pide ir a su oficina de inmediato 💼. Le digo a mi interlocutor que vuelva a su lugar, que en cuanto regrese lo mando llamar📞. Llego a la oficina de mi superior, me ofrece café que pido sin azúcar ☕ y empieza su charla con temas generales, el clima🌪️, la serie de moda, y antes de que mencione el nombre del libro que está leyendo sé que estoy despedido.

También te podría gustar...

Tu opinión para nosotros es importante

A %d blogueros les gusta esto: