Ramssés Barbosa

Tiempo de lectura: < 1 minuto

“Jugaba básquet y futbol de morro. Toda la vida hice deporte. Ya más grande conocí el crossfit y el muay thai, soy coach de crossfit y maestro de muay thai. Empecé hace aproximadamente siete años con el profe Sedano en la calle dos, ahí por el Rodeo. Siempre me había gustado, mi papá peleaba, llegué pregunté y al otro día empecé a entrenar. Luego luego me invitaron y empecé a pelear. El muay thai es un boxeo tailandés con boxeo y pateo de rodillas a cabeza y codos. Es un deporte de contacto en el que perder significa salir golpeado, por eso uno siempre se prepara para ganar. Empecé entrenando crossfit al aire libre, al tiempo empecé a trabajar dando clases, entrenaba muay thai también. Siempre mi sueño era iniciar una escuela, empecé dando clases al aire libre en La Loma los sábados y domingos. El año pasado decidí abrir la escuela y se ha formado una muy bonita con todos, mi mayor satisfacción es la unidad que se ha creado. Fuimos a un seminario de muay thai a la Ciudad de México y ahí me invitaron, era el filtro para los Panamericanos. Al presidente de la federación se le antojó invitarme y pues me quedé, peleé y gané el pase. Tuve tres semanas para prepararme para el Panamericano y sin hacer sparring porque no podía lastimarme. Así nos fuimos, nos preparamos bien físicamente y técnicamente. Me tocó la pelea contra Estados Unidos, bien nervioso yo, machín nervioso. Ya tenía cuatro años sin pelear, yo quería pelear más que nada porque tenía miedo, quería vencer ese miedo. Me tocó un rival bien chido, bien perro. Mis respetos para el gringo, pegaba durísimo. Nos pegamos con todo, salimos bien cansados. Soy patriótico, pero no era eso lo que me movía, yo pensaba en toda la gente que me apoyó y confió en mí. “Ahorita que me vuele la cabeza” decía yo, y a ver quién gana, a ver quién le vuela la cabeza a quién. Se oye medio cursi pero en eso pensaba; en el minuto que tengo de descanso pensé en que había entrenado bien duro con el Ema, mi profe, mi familia nerviosa, todos nerviosos, mis amigos que confiaron en mí, los que me apoyaron monetariamente y los que no me apoyaron. Salí decidido, me gustó el corazón que le metí pero no la pelea que di, me metí como burro sin mecate. Yo tenía miedo y lo vencí, me di cuenta que lo que te mueve es tu gente y no el premio o la medalla. Regresé del primer Campeonato Panamericano que se organiza. El deporte ya es reconocido como deporte olímpico desde dos mil dieciséis, éste fue el primer campeonato para empezar a sacar seleccionados. En estas olimpiadas entra el muay thai como exhibición y dentro de dos ya como deporte. En mayo viene el mundial en Cancún y pues vamos a prepararnos con más calma, vamos a ver si conseguimos unas dos peleas para no llegar tan descanchado. Está bien padre estar como seleccionado representando a tu estado. Yo quisiera un día preparar a mis alumnos y que varios lleguen a ese nivel, incluso que alguno represente a México en una Olimpiada.”

Ramssés Barbosa, 31 años
Deportista
Él es #nayaritadelcentenario
(231)

También te podría gustar...

Tu opinión para nosotros es importante

A %d blogueros les gusta esto: