Gerardo Martín

Tiempo de lectura: < 1 minuto

“Soy un atleta de Bmx, acróbata de ciclismo acrobático en la rama del freestyle. Nací en Tepatitlán de Morelos, Jalisco, pero tengo veinticuatro años viviendo acá. Por trabajo mi padre se vino a trabajar con un primo, montaron una empresa y se pusieron aquí a jalar. Crecimos aquí, como quien dice soy del estado. Siempre me han gustado los deportes extremos, siempre me trepaba a la bicicleta, a las patinetas, a los patines y a todo. A los catorce años empecé con este rollo, tengo ya catorce años brincando. Con un amigo, en una rampita empezamos. Según nosotros brincábamos pero no hacíamos nada. Nos íbamos al parque Santa Teresita, había unas rampitas chiquitas. Después vino un amigo de Guadalajara y nos hicieron unas rampas en un terreno. Hasta que nos hicieron las de la feria, esas rampas han sacado talentos y sigue todavía dando frutos. Empezaron a caer dos que tres vatos buenos de aquí y empezó a pegar. Me armé una bici buena y antes era de darle en la mañana y darle en la tarde. A todas horas quería uno brincar, era pura diversión. Tuve un accidente a los dieciocho años. Cuando se va la feria siempre dejan un basural los de los puestos y se me pegaron unas grapas. Se me ponchó una llanta y caí muy mal. Terapia intensiva como un mes, me fue mal pero aquí seguimos brincando. Después de cinco meses de recuperación volví a agarrar la bici, empecé a pasearme tranquilo y al año gané mi primera competencia nacional. Nunca se me va a olvidar Ciudad Obregon, Sonora. Fue ahí donde mi carrera empezó a crecer. Duré tres años seguidos siendo campeón nacional y no solté. Siempre vienen las lesiones, es el riesgo de este deporte. Tuve una que otra fractura que me ha estado frenando pero pues ahí vamos otra vez queriendo retomar el vuelo. El deporte ya entra en Tokyo a las olimpiadas, apenas se van a hacer las selecciones de México. Vamos a esperar a que salgan las convocatorias, para eso nos vamos a preparar. Ahora ya es trabajo, es mi diversión y es todo. Cuando no teníamos nos poníamos a trabajar en las llantas unos días para sacar para las fiestas. Aquí nos ayudamos mucho en la llantera, siempre ha sido de bicicletas y de güeyes que siempre han brincado. Todos somos de las bicicletas, nos veníamos a juntar después de rodar, a tomarnos una coca, siempre aquí. Mi amigo, el dueño del negocio, tuvo dos hernias y está fuera del rollo de las bicicletas. Yo estoy aquí apoyándolo, siempre hemos estado así.”

Gerardo Martín, 28 años
Deportista
Él es #nayaritadelcentenario
(235)

También te podría gustar...

Tu opinión para nosotros es importante

A %d blogueros les gusta esto: