Regina Reynoso

Tiempo de lectura: 2 minutos

“Soy hija y hermana. Me considero una mujer creativa, súper extrovertida, me gusta crear, me gusta dar vida y compartir. Soy de Tepic, nací aquí y estudié la escuela hasta empezar la preparatoria. También soy gimnasta y actriz, acá en Tepic iba a la escuela y todas las tardes me iba a entrenar, de lunes a sábado, cuatro horas. Mi mamá tenía su escuela de gimnasia desde antes de que yo naciera, fue mi entrenadora como por cuatro años. Representé a Nayarit en aproximadamente siete competencias nacionales y cuatro olimpiadas dentro de la gimnasia artística. Alguna vez salió en la tele un casting nacional de niños que hicieran acrobacia y circo, yo lo vi y por berrinche pedí que me llevaran. Me llevaron y nunca nos llegamos a imaginar que me fueran a elegir entre cerca de cuatro mil niños, no tenía palancas ni nada, sólo iba con Dios y con mi hermana que me acompañó. Estuve en un reality show y así fue como inicié en la televisión. Era muy chistoso, yo tenía ocho años, iba en tercero de primaria, ni sabía en dónde estaba ni qué estaba haciendo; solamente estaba siendo una niña. Ahí descubrí que tenía talentos y fue que empezamos a pensar cómo podía utilizar eso para crecer. Fueron dos meses y medio, terminé y volví a mi vida normal. Buscamos opciones y nos dijeron de la escuela de actuación de Televisa, el CEA infantil, ahí voy otra vez de loca. Me llevaron a hacer casting y me quedé también, allá estuve desde mis nueve años hasta los once, jamás dejé la escuela ni la gimnasia, yo hacía las tres cosas. Terminé y tuvimos que regresar porque mi papá falleció a mis doce años. Regresé a Tepic y seguí con la primaria y la gimnasia. Duramos alrededor de ocho años viajando mi mamá o mi hermana y yo en camión porque yo tenía que ir a México a trabajar. Viajábamos doce horas, llegábamos a tomar el metro y tres camiones para poder filmar tres días o un mes, lo que tuviera que ser y volver para atrás. Llegó un momento en que ya no estaba sumando tanto, era más desgaste. Yo era muy pequeña para tomar decisiones, mi mamá decidió que nos fuéramos a vivir para allá y seguir intentándolo. Yo no sé qué la motivó, ni me preguntó ni nada, pero decidió tomar ese paso. Nos fuimos mi mamá y yo a la Ciudad de México a mis dieciséis años, dos años después se unió mi hermana. Dejamos muchas cosas, como la escuela de gimnasia que era nuestra vida. No me arrepiento de nada, si me hubiera quedado acá no estaría en donde he llegado. Para mí, mi sueño es poder regresarle todo a mi mamá, porque ella dejó todo por ayudarme a cumplir mis metas, todo lo que hago es para poder yo honrar eso. Sí perdí amigos, perdí personas cercanas, pero las cosas que me han herido las he utilizado como plataforma para crecer más. Aprendí que tienes que ocupar mucho tu tiempo haciendo cosas sanas, así no te da tiempo de hacer otras cosas. Tal vez en ese momento yo veía que no hacía lo que hacen las niñas normales como ir a fiestas, pero creo que no se compara cuando ya estás medio paso adelante. Ha sido todo un proceso y un sacrificio que yo honro mucho porque me ha forjado carácter, he aprendido que el talento sin carácter te destruye. Todo lo que he tenido que ir caminando me ha formado para valorar lo que tengo. Logré entrar a un programa que se llama La Rosa de Guadalupe y una cosa empezó a llevar a la otra. La primera vez que salí actuando en televisión yo tenía doce años, no era algo que yo deseaba pero se empezó a dar. Empezamos a movernos y me llegó mi primera propuesta para hacer cine, mi primera película la hice a los trece años. He logrado hacer cine, he hecho una serie, unitarios, cortometrajes, comerciales, acabo de terminar mi sexta película. La Ciudad de México es una bomba, es muy difícil, extraño mi familia, extraño mi casa, mis amigos y mi vida acá, acá es mi vida. Todo el tiempo estoy hablando de Tepic, a todo el mundo quiero invitar, me he traído a un montón de personas por acá y siempre estoy buscando el momento de venir a mi casa. Es durísimo emocionalmente pero es algo que tuve que hacer para buscar grandeza y resultados, para crecer profesionalmente y poder crear. Es súper importante creer en ti, en tus pasiones y en que puedes lograr muchísimas cosas. Me quiero enfocar este año en prepararme, quiero invertir en mí, en el medio hay muchísima competencia y tienes que saber hacer de todo. Voy a seguir buscando ser un ejemplo bueno para las demás personas. Creo que uno da lo que tiene, entonces quiero seguir preparándome profesional, académica y espiritualmente.

Regina Reynoso, 20 años
Actriz
Ella es #nayaritadelcentenario
(371)

También te podría gustar...

Tu opinión para nosotros es importante

A %d blogueros les gusta esto: