Gael Ceniceros

Tiempo de lectura: < 1 minuto

“Desde chico crecí aquí en Bellavista. Mis veintitrés años los viví aquí; mis abuelos también, mis tatarabuelos y antepasados siempre han vivido aquí. Mis tatarabuelos maternos llegaron del Teúl, Zacatecas, y desde entonces aquí han venido las generaciones. Ellos eran músicos y también obreros de la ex fábrica textil de Bellavista, donde además laboraron mis bisabuelos y también mis abuelos. Mi abuelo era calderero de la fábrica y tenía transporte público, tenía burros y mulas. Mi abuelo paterno también fue músico, desde entonces traemos estos dotes medio artísticos. Hasta a mi abuela le tocó trabajar aquí, a mis papás ya no, a nosotros ya no. A nosotros ya no nos tocó trabajar en la fábrica, no en la industria textil pero sí como guía turístico. Ahora yo trabajo apoyando y atendiendo a todos los turistas que vienen a conocer este maravilloso lugar. Tengo algunos siete meses trabajando como guía en Bellavista, además lo complemento con mi carrera. Soy licenciado en derecho, estoy en trámites de titulación. Hace casi un año salió una convocatoria para personas de aquí de Bellavista interesados en participar en una especie de visita guiada. Yo me acerqué a la Secretaria de Turismo, estaba de vacaciones y pues se me facilitaba por mis horarios y mis tiempos. Nos empezamos a reunir y empezaron las capacitaciones de historia local. Yo soy amante de la historia, no de profesión pero sí de convicción. Empecé a estudiar la historia local, la historia del pueblo y la historia de México. Me sentí entonces preparado para poder venir a la fábrica y colaborar como guía. Fue llegando gente y nos fuimos juntando las personas adecuadas. Ahora aparte de ser guía estamos trabajando un recorrido con representación teatral y música en vivo en donde aparecen varios actores en escena. No he tomado muchas clases de teatro pero he empezado a inmiscuirme en esto y no descarto empezar a adentrarme un poquito más. Aquí la vida ha sido maravillosa, la vida es muy tranquila, yo me considero una persona muy sociable. El futbol en Bellavista es algo con lo que todos crecen y además te ayuda a tener un montón de amistades. Desde niño jugué futbol; en Bellavista creces con el balón en los pies. Desgraciadamente tuve una lesión a los quince años y desde entonces dejé de jugar. Empecé a buscar una manera distinta de dedicarme al futbol y pues fue en el banquillo que continué. Empecé con categorías juveniles, luego un poquito más grande y ahora soy director técnico del equipo de la primera división de Bellavista que es la máxima categoría de aquí del estado.”

Gael Ceniceros, 23 años
Abogado y guía
Él es #nayaritadelcentenario

También te podría gustar...

Tu opinión para nosotros es importante

A %d blogueros les gusta esto: