Arturo Milán

Tiempo de lectura: 2 minutos

“Soy el segundo de dos hermanos, yo soy el menor. Mis papás son médicos los dos y siempre los he admirado, gracias a ellos soy lo que soy ahora. Nací en Tepic, toda mi vida se ha formado aquí; mi niñez, mi adolescencia y parte de mi formación académica. Aquí estudié la primaria, secundaria y preparatoria, mi formación universitaria la hice en la Universidad Autónoma de Guadalajara. Estudié para ser médico, desde siempre me ha gustado ayudar a las personas, desde niño he tenido ese deseo de ver de qué manera puedo contribuir más, y siempre me vi como médico. Ya estando en Guadalajara estuve viviendo solo los cuatro años de mi formación, fue un poco difícil adaptarse a la nueva casa, nuevos horarios y a una nueva ciudad. Afortunadamente se logró el objetivo de titularme de la carrera de medicina. Hice mis cuatro años de formación básica en Guadalajara en el Instituto de Ciencias Biológicas, la parte clínica en el hospital Ángel Leaño y estuve rotando por hospitales, clínicas y consultorios agarrando un poco de experiencia para lo que sigue que es el internado de pregrado. Siempre tuve el deseo de regresar a Tepic y escogí para hacer mi quinto año el hospital de zona número uno de Tepic. Fue un año complicado porque haces guardias de veinticuatro a treinta y seis horas. Estuve rotando por todos los servicios del tronco básico de la medicina. No tienes tiempo para tu familia, no tienes tiempo para salir con amigos, no tienes tiempo para ti; se lo dedicas cien por ciento a lo que es el hospital. Creo que es un sacrificio que vale la pena, en lo personal me llenó demasiado poder ayudar. El sexto año, como servicio social, es ir a una comunidad a atender una población involucrada dentro de una unidad médica y dar consultas de primer nivel. Es poner en práctica todos tus conocimientos de los cuatro años de la facultad y el año de internado, ves pacientes de todo: recién nacidos, niños, embarazadas, adultos jóvenes y adultos mayores. Aunque uno no esté titulado, ya eres el médico responsable de atender a los pacientes y dar la mejor atención posible. A mí me tocó hacerlo en Mezcales, Bahía de Banderas. Estuve en una unidad de medicina familiar del IMSS. Me tocó hacer de todo; hice labores administrativas, labor de médico y estuve a cargo de un programa de medicina preventiva en el cual daba información y pláticas a pacientes crónico degenerativos para que conozcan más de sus enfermedades. Es bonito darle seguimiento a tus pacientes y ver que mejoran y responden adecuadamente al tratamiento que le estás dando, te llena demasiado. Ahí estuve un año, la verdad es que me la pasé muy bien y aprendí demasiado, sentí que realmente apliqué todo lo que había aprendido. Actualmente estoy tratando de contribuir, como parte de una brigada médica, apoyando a la zona afectada por el huracán Willa hace un poco más de un mes. Nos organizamos con un grupo de jóvenes para empezar a ayudar con lo que más se pueda al norte de Nayarit, la idea es proporcionar atención médica gratuita a los afectados dando servicios de salud pública ya que actualmente no están operando al cien por ciento. Médicos voluntarios se han estado uniendo a este proyecto, nos dividimos en dos actividades: asistencia domiciliaria casa por casa y asistencia estacional, en la que damos consulta en un grupo estratégico. Es algo triste, las personas perdieron todo lo que construyeron en una vida, está muy crítica la situación. La zona no está muy salubre, hay zonas que todavía no tienen las condiciones básicas para vivir. Hemos tenido un gran apoyo por parte de empresarios nayaritas y jaliscienses que nos han facilitado los recursos para dar la atención como tal. La idea es dar la consulta de primer nivel de forma gratuita, dar seguimiento y atender las necesidades de la comunidad. Tenemos como meta hacer posible elevar la calidad de vida de la gente de la zona y prevenir la propagación de enfermedades. Estamos empezando, estamos organizándonos para seguir con esta labor, como jóvenes y como nayaritas debemos regresarle algo a la sociedad y ésta creo que es una gran manera.”

Arturo Milán, 24 años
Médico
Él es #nayaritadelcentenario
(367)

También te podría gustar...

Tu opinión para nosotros es importante

A %d blogueros les gusta esto: