Julián Gascón Mercado

Tiempo de lectura: 2 minutos

“Soy originario del ejido de Trapichillo, en el municipio de Tepic. Cuando yo nací, hace más de noventa años, entonces Nayarit era un estado con condiciones completamente distintas a las actuales. No había entonces luz eléctrica, no había agua potable, los problemas de higiene eran prácticamente desconocidos, la mortalidad era alta y el promedio de vida en aquella época era muy limitado. En aquella época no existían caminos pavimentados, eran caminos de terracería o de piedra. Caminos para carretas de bueyes, para carros de mula, para atajos de mulas y burros. La vida era de las haciendas. En el medio rural, era la situación política y económica determinante. La gente vivía alrededor de la hacienda, que era la propietaria de las tierras agrícolas y ganaderas. En la misma tienda de raya de la hacienda se les pagaba con maíz, frijol, arroz, azúcar, piloncillo, huaraches para los hombres y las mujeres, manta para los calzones y las camisas y blusas. Las vacas que no fueran de la hacienda no podían comer en esas tierras, o vendías las vacas o matabas las vacas o te ibas del rancho. Mi padre, que tenía unas cuantas vacas, decidió que emigráramos entonces al rancho de Aután, al municipio de San Blas, en dónde había pasto en abundancia y tierra para sembrar. Ahí me crié, en ese ejido, cerca de la desembocadura del río Lerma con el mar Pacífico. Empecé a ayudarle a mi padre en el campo, cuando estaba chiquito a mí me tocaba pajarear. En Aután comencé a ayudar a ordeñar. Nos levantábamos muy temprano a trabajar y mi madre ponía la leche, una se vendía y la que no se hacía queso, requesón o se hacía adoberas. A Aután llegó la escuela por 1930, yo hice los primeros tres años ahí en la escuela rural. Entonces no había la costumbre de mandar a los niños a la escuela, los maestros tenían que ir a cada casa para pedir a los padres que dejaran ir a clases. Mis padres me dejaron ir a mí y ahí comencé a estudiar en una casa de palapa, sin bancas, con una mesa y unas sillas. Después fui a terminar la escuela primaria en la Francisco I. Madero de Tepic y después entré a la secundaria federal para hijos de los trabajadores. Después de la secundaria me vine a estudiar a la Ciudad de México. Entré a un internado del Pentatlón Deportivo Militar Universitario y después entré a la Facultad de Medicina y terminé en 1952. Entré al Hospital de Jesús en el 53, en donde he desarrollado mi vida profesional. Fui maestro de la Facultad de Medicina durante treinta y ocho años. Fui cirujano del Hospital de Jesús durante treinta años, me retiré cuando cumplí setenta y cinco, y en tres ocasiones he sido patrono del hospital más antiguo del continente y tercero del mundo. Fui patrono del 62 al 63, fui gobernador del estado de Nayarit del 64 hasta el 70. Luego me vine otra vez y fui patrono del 67 al 68, hasta que presenté mi renuncia para hacer campaña para senador. Terminé mi gestión y volví a ser patrono desde el 92 hasta la fecha. Cuando estuve de gobernador, no quise que los jóvenes sufrieran lo que yo sufrí para obtener una carrera profesional. Desplazarse a una ciudad tan lejana sin conocer a nadie, sin condiciones económicas. Prometí al pueblo que los jóvenes nayaritas tendrían la oportunidad de estudiar en Tepic cualquier carrera profesional. La universidad comenzó a trabajar en el 69 y hoy tiene veintiocho mil estudiantes, más de cuarenta licenciaturas, maestrías, doctorados y quince preparatorias en el estado.”

Dr. Julián Gascón Mercado

Julián Gascón, 92 años
Médico
Él es #nayaritadelcentenario
(161)

También te podría gustar...

Tu opinión para nosotros es importante

A %d blogueros les gusta esto: