José Durán

“Soy de Pericos, Nayarit. Ahí nací. Yo fui beisbolista, me decían El Pando. A la edad de treinta y cinco me lastimé la rodilla izquierda. Iba en un tractor con mi compañero, los dos borrachos y jugando en la carretera, veníamos de ver el beisbol en La Boquita. Aparte de ser beisbolista, me dedicaba al campo. Nosotros plantábamos tabaco en el ejido; cuando se acabó el tabaco me vine a Estados Unidos con mi esposa para sacar a los chamacos. Yo ya me había venido cuando joven. Se retiró la compañía al lado de Ruiz y se acabó el trabajo. Dejamos a los muchachos con mi suegra en Guadalajara; Juana Berumen se llamaba. Yo tenía cincuenta años cuando nos vinimos, siempre viví en Pericos. Nos vinimos como todos, de mojados. Nos pasó un coyote, nos recibieron unos amigos que teníamos de Jala y nos ayudaron a conseguir trabajo. Trabajé en un parque de golf, después me cambié a una compañía y regresé al campo por que cerró la compañía. Soy campesino de toda la vida, me ha ido tan bien. Mis hijos se quedaron con su abuela hasta que se recibieron, a todos me los traje para acá. No quisieron trabajar allá, que les pagaban poco, aquí están ya todos trabajando. No nos movimos porque el mejor estado es California, aquí estamos. Ya me iba para mi rancho, ya tenía maletas y todo. Estaba yendo al hospital por una enfermedad de la garganta y entonces me dijeron que estaba malo de los riñones, sesenta y dos años tenía. Me enfermé de los riñones y ya me quedé aquí, me han atendido muy bien en Estados Unidos, no me hace falta nada. Estoy recibiendo diálisis, me han puesto riñones y me han fallado, pero aquí el gobierno ayuda mucho.”

José Durán, 82 años
Beisbolista y migrante 
Él es #nayarita del centenario
(396)

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *